Antes de comenzar un curso es habitual escuchar: «Mi perro no me hace caso», «… es que mi perro no me obedece», !…no viene cuando le llamo…», «no Camina a mi lado, tira mucho de la correa», «es que gruñe cuando… «


Tras estas frases se encuentra una realidad: El Vínculo existente no es lo
suficientemente fuerte con el perro
.


Debemos aclarar que no se trata de enseñar al perro una serie de ejercicios y que los realice bajo nuestra señal, porque eso no significa la existencia de un buen vínculo. El adiestramiento y/o la educación canina son un medio para conseguir ese vínculo pero no un fin en sí mismo. El Vinculo tiene un significado mucho mayor.

El vínculo es sinónimo de unión, amistad y confianza. Se trata de establecer una relación presidida por el entendimiento, la comunicación y el respeto de las voluntades y necesidades de las partes implicadas; en nuestro caso, el perro y el guía. Se trata de establecer una relación de confianza mutua, la amistad, cariño y respeto, que tienen que ser la base de la relación y el mutuo entendimiento.


Los perros son animales sociales, necesitan establecer una familia y no una «manada» en el sentido que habitualmente se entiende, cuando entran a formar parte de un hogar.


Sin vínculo no puede existir Comunicación.
La comunicación es la base de la educación.


La educación es la garantía de una convivencia feliz, una garantía del equilibrio necesario.


La formación canina en AIBA es impartida por Educadores Caninos Profesionales, Técnicos en Modificación de Conducta, reconocidos por la Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales (ANACP).


AIBA esta reconocida por ANACP como centro examinador de las pruebas de Ciudadano Canino Ejemplar disponiendo de juez examinador propio.


Si estáis interesados en nuestros cursos escribir a cursos@aibamadrid.com